La Valquiria

Los​​ helicópteros​​ volaban​​ en​​ formación​​ y​​ la​​ Cabalgata​​ de​​ las​​ Valkirias​​ sonaba​​ a​​ todo​​ volumen​​ en​​ los​​ altavoces​​ instalados​​ en​​ sus​​ patas.​​ Sí,​​ el​​ Coronel​​ Lisardo​​ de​​ la​​ IV​​ región​​ de​​ Oriente​​ no​​ solo​​ era​​ un​​ psicópata,​​ sino​​ que​​ era​​ un​​ fanático​​ de​​ Apocalypse​​ Now.​​ Creía​​ que​​ la​​ música​​ haría​​ el​​ mismo​​ efecto​​ en​​ sus​​ enemigos​​ que​​ lo​​ que​​ había​​ visto​​ en​​ la​​ famosa​​ película​​ de​​ Coppola.​​ 

Pero​​ esa​​ no​​ era​​ su​​ única​​ obsesión​​ con​​ Wagner,​​ todas​​ las​​ mañanas​​ despertaba​​ a​​ su​​ tropa​​ a​​ las​​ cinco​​ en​​ punto,​​ con​​ otra​​ famosa​​ sinfonía​​ del​​ compositor​​ austríaco:​​ El​​ anillo​​ del​​ Nibelungo.​​ Tristán​​ e​​ Isolda​​ era​​ otra​​ melodía​​ que​​ resonaba​​ siempre​​ en​​ el​​ acuartelamiento​​ a​​ la​​ hora​​ del​​ rancho.​​ Nunca​​ se​​ supo​​ si​​ la​​ música​​ hacía​​ daño​​ al​​ enemigo,​​ lo​​ que​​ era​​ un​​ hecho​​ es​​ que​​ sí​​ se​​ lo​​ hacía​​ a​​ sus​​ propios​​ soldados.​​ 

Cuando​​ los​​ lugareños​​ vieron​​ llegar​​ la​​ horda​​ de​​ helicópteros,​​ huyeron​​ sin​​ control​​ a​​ cobijarse​​ en​​ sus​​ pequeñas​​ chozas​​ de​​ adobe​​ y​​ paja.​​ 

Todos​​ menos​​ ella.​​ 

Niurka​​ esperaba​​ agazapada​​ en​​ su​​ madriguera.​​ Un​​ agujero​​ excavado​​ en​​ una​​ pequeña​​ elevación​​ a​​ unos​​ doscientos​​ metros​​ de​​ los​​ límites​​ del​​ pueblo.​​ Desde​​ allí​​ podía​​ divisar​​ a​​ kilómetros​​ a​​ cualquier​​ enemigo​​ que​​ se​​ acercara​​ a​​ la​​ aldea​​ por​​ tierra​​ o​​ aire.​​ Tenía​​ apostadas​​ dos​​ ametralladoras,​​ el​​ famoso​​ AK-47;​​ y​​ el​​ destructor​​ de​​ pájaros,​​ que​​ se​​ había​​ ganado​​ el​​ sobrenombre​​ por​​ haber​​ liquidado​​ a​​ más​​ de​​ 30​​ helicópteros​​ en​​ aquella​​ guerra​​ sin​​ fin.​​ Técnicamente​​ era​​ un​​ Barret​​ M82A1.​​ Un​​ fúsil​​ de​​ proyectiles​​ del​​ calibre​​ 50.​​ Lo​​ consiguió​​ en​​ una​​ de​​ sus​​ «excursiones»​​ a​​ la​​ zona​​ enemiga.​​ 

Todo​​ un​​ caramelito. ​​​​ 

La​​ francotiradora​​ también​​ tenía​​ su​​ propia​​ música.​​ Se​​ hizo​​ con​​ un​​ viejo​​ iPod​​ que​​ una​​ de​​ sus​​ víctimas​​ portaba​​ en​​ un​​ bolsillo.​​ Le​​ limpió​​ un​​ poco​​ la​​ sangre​​ y​​ tras​​ pelearse​​ un​​ poco​​ con​​ el​​ arapatejo,​​ descubrió​​ como​​ usarlo.​​ De​​ esta​​ forma​​ empezó​​ a​​ disfutar​​ de​​ buen​​ rock​​ americano​​ de​​ los​​ sesenta​​ y​​ setenta.​​ Al​​ principio​​ le​​ pareció​​ ruido​​ del​​ infierno,​​ pero​​ después​​ disfrutó​​ de​​ temas​​ de​​ los​​ Who,​​ los​​ Rolling​​ y​​ The​​ Doors​​ entre​​ otros.​​ Descubrió​​ también​​ que​​ el​​ rock​​ le​​ ayudaba​​ a​​ mantener​​ la​​ calma​​ a​​ la​​ hora​​ de​​ apretar​​ el​​ gatillo.

Y​​ tenía​​ que​​ apretarlo​​ docenas​​ de​​ veces.​​ 

Wagner​​ contra​​ rock,​​ rock​​ contra​​ Wagner.​​ Un​​ duelo​​ que​​ habría​​ de​​ decidirse​​ en​​ menos​​ de​​ cinco​​ minutos​​ o​​ quizá​​ en​​ más​​ de​​ un​​ año.​​ Catorce​​ mese​​ llevaba​​ el​​ Coronel​​ Lisardo​​ en​​ aquella​​ tierra​​ dejada​​ de​​ la​​ mano​​ de​​ Dios.​​ Y​​ aquel​​ francotirador​​ que​​ daba​​ al​​ traste​​ con​​ más​​ de​​ la​​ mitad​​ de​​ sus​​ misiones​​ era​​ su​​ objetivo​​ primordial.​​ Era​​ un​​ buen​​ hijo​​ de​​ puta​​ y​​ un​​ cobarde,​​ que,​​ escondido,​​ era​​ capaz​​ de​​ acabar​​ con​​ las​​ vidas​​ de​​ decenas​​ de​​ sus​​ muchachos.​​ Y​​ gracias​​ a​​ un​​ informador​​ habían​​ descubierto​​ una​​ probable​​ ubicación.​​ 

Y​​ ese​​ maldito​​ destructor​​ de​​ pájaros.​​ 

El​​ Coronel,​​ que​​ ya​​ estaba​​ cansado​​ de​​ ese​​ bastardo,​​ había​​ pedido​​ refuerzos​​ al​​ puesto​​ de​​ mando​​ global.​​ Aquel​​ día,​​ en​​ lugar​​ de​​ los​​ cuatro​​ Black​​ Hawks​​ con​​ los​​ que​​ habitualmente​​ contaba,​​ marchaba​​ con​​ siete.​​ 

Casi​​ el​​ doble​​ joder,​​ no​​ podemos​​ fallar.

Ni​​ en​​ sus​​ más​​ remotas​​ pesadillas​​ sospechaba​​ que​​ Niurka​​ no​​ era​​ un​​ cobarde​​ hijo​​ de​​ puta,​​ sino​​ que​​ su​​ santa​​ madre​​ la​​ parió​​ con​​ un​​ par​​ de​​ ovarios.​​ Y​​ cuando​​ su​​ progenitoria​​ murió​​ entre​​ sus​​ brazos,​​ se​​ hizo​​ un​​ juramento​​ a​​ sí​​ misma.​​ Tan​​ solo​​ tenía​​ catorce​​ años.​​ Ahora​​ estaba​​ a​​ punto​​ de​​ cumplir​​ los​​ dieciséis,​​ toda​​ una​​ mujer​​ que​​ ya​​ debería​​ estar​​ casada.​​ 

Jódete​​ pàpa.​​ 

El​​ coronel​​ había​​ destruido​​ la​​ mitad​​ de​​ lo​​ que​​ ella​​ sentía​​ como​​ su​​ patria,​​ pero​​ todavía​​ no​​ había​​ atacado​​ su​​ pueblo​​ natal.​​ Y​​ no​​ estaba​​ dispuesta​​ a​​ consentirlo.​​ 

Ni​​ yo​​ ni​​ Janis​​ Joplin.​​ 

El​​ destructor​​ de​​ pájaros​​ tenía​​ ganas​​ de​​ disparar,​​ ella​​ lo​​ podía​​ sentir,​​ conversaba​​ con​​ él​​ y​​ le​​ tarareaba​​ sus​​ canciones​​ favoritas.​​ 

I​​ can´t​​ get​​ no…Satisfaction…

Ella​​ solo​​ sentía​​ se​​ sentía​​ satisfecha​​ cuando​​ veía​​ los​​ pájaros​​ caer.​​ Boom,​​ boom:​​ un​​ par​​ de​​ disparos,​​ uno​​ a​​ la​​ cola​​ y​​ otro​​ al​​ rotor​​ principal.​​ Suficiente.​​ Pero​​ ese​​ día​​ había​​ demasiados​​ Hawks, ​​​​ tenía​​ que​​ esperar​​ a​​ que​​ cambiaran​​ su​​ orientación,​​ y​​ quedar​​ a​​ su​​ espalda.​​ De​​ lo​​ contrario​​ revelaría​​ su​​ posición​​ y​​ eso​​ era​​ lo​​ último​​ que​​ deseaba.​​ 

Pero​​ los​​ helicópteros​​ empezaron​​ a​​ regar​​ de​​ fuego​​ la​​ aldea,​​ primero​​ con​​ proyectiles​​ incendiarios,​​ después​​ a​​ golpe​​ de​​ ametralladora.​​ Demasiados​​ cadáveres,​​ demasiada​​ destrucción.​​ 

Lisardo​​ disfrutaba​​ de​​ la​​ masacre​​ desde​​ la​​ retaguardia​​ del​​ escuadrón,​​ como​​ buen​​ jefe.​​ Quería​​ localizar​​ a​​ ese​​ sucio​​ perro​​ cobarde​​ con​​ rifle.​​ No​​ le​​ importaba​​ sacrificar​​ un​​ par​​ de​​ Black​​ Hawks​​ con​​ tal​​ de​​ econtrar​​ su​​ ratonera.​​ 

Aquí​​ se​​ viene​​ a​​ morir​​ ¡Qué​​ carajo!

Niurka​​ no​​ podía​​ tolerarlo​​ más,​​ los​​ muy​​ hijos​​ de​​ mala​​ madre​​ se​​ encaminaban​​ a​​ la​​ pequeña​​ escuela​​ del​​ pueblo.​​ Ella​​ intuía​​ que​​ en​​ ese​​ pájaro​​ de​​ la​​ retaguardia,​​ iba​​ un​​ pez​​ gordo.​​ Y​​ que​​ acechaba​​ esperando​​ un​​ error​​ suyo.​​ Pero​​ ese​​ era​​ su​​ pueblo​​ y​​ tenía​​ un​​ plan.​​ 

¡Muerde​​ el​​ polvo​​ pajarito!

Boom,​​ boom.​​ 

No​​ solía​​ fallar,​​ su​​ escasez​​ de​​ municiones​​ no​​ se​​ lo​​ permitía.​​ Y​​ no​​ lo​​ hizo.​​ Atravesó​​ el​​ rotor​​ y​​ la​​ cola​​ del​​ helicóptero​​ de​​ cabeza.​​ No​​ duraría​​ en​​ el​​ aire​​ más​​ de​​ un​​ minuto.​​ Y​​ además​​ hubo​​ suerte:​​ el​​ Hawk​​ dio​​ un​​ bandazo​​ al​​ ver​​ su​​ rotor​​ y​​ su​​ cola​​ inutilizados.​​ Y​​ chocó​​ con​​ el​​ otro​​ helicóptero​​ con​​ el​​ que​​ marchaba​​ en​​ formación.​​ Los​​ dos​​ acabaron​​ en​​ el​​ suelo.​​ La​​ escuela​​ estaba​​ a​​ salvo.

Por​​ el​​ momento.​​ 

«Te​​ tengo​​ bastardo»​​ El​​ Coronel​​ Lisardo​​ localizó​​ el​​ fogonazo​​ del​​ Barret,​​ y​​ dio​​ orden​​ por​​ radio​​ al​​ resto​​ del​​ escuadrón​​ de​​ atacar​​ la​​ posición.​​ Tres​​ Hawks​​ viraron​​ y​​ se​​ dirigieron​​ al​​ agujero​​ de​​ Niurka.​​ Seis​​ proyectiles​​ destrozaron​​ el​​ altozano​​ que​​ le​​ servía​​ de​​ refugio.​​ Una​​ gran​​ sonrisa​​ se​​ dibujó​​ en​​ el​​ rostro​​ del​​ coronel.​​ La​​ misma​​ sonrisa​​ que​​ iluminaba​​ la​​ cara​​ de​​ Niurka​​ en​​ ese​​ mismo​​ instante.​​ 

Boom,​​ boom.​​ 

Boom,​​ boom.

Boom,​​ boom.

Cola,​​ rotor.

Cola,​​ rotor.

Cola,​​ rotor.​​ 

Niurka​​ había​​ escapado​​ por​​ un​​ túnel​​ subterráneo​​ que​​ conducía​​ a​​ su​​ propia​​ casa.​​ Y​​ con​​ ella​​ los​​ 10​​ kilos​​ de​​ peso​​ del​​ Barret.​​ Cuando​​ los​​ tres​​ helicópteros​​ le​​ dieron​​ la​​ espalda,​​ acabó​​ con​​ ellos​​ al​​ ritmo​​ de​​ The​​ Doors.

«You​​ know​​ the​​ day​​ destroys​​ the​​ night

Night​​ divides​​ the​​ day

Tried​​ to​​ run,​​ tried​​ to​​ hide

Break​​ on​​ through​​ to​​ the​​ other​​ side»

Los​​ había​​ roto,​​ los​​ había​​ mandado​​ al​​ otro​​ lado​​ pero​​ todavía​​ quedaban​​ dos​​ pájaros​​ en​​ el​​ aire​​ y​​ uno​​ de​​ ellos​​ era​​ el​​ más​​ peligroso.​​ 

Lisardo​​ estaba​​ a​​ punto​​ del​​ colapso,​​ tan​​ ensimismado​​ en​​ su​​ supuesta​​ victoria​​ que​​ no​​ había​​ detectado​​ la​​ nueva​​ posición​​ de​​ Niurka.​​ 

—¿De​​ dónde​​ coño​​ han​​ venido​​ esos​​ disparos​​ capitán?—gritó​​ al​​ piloto.​​ 

—No​​ lo​​ he​​ podido​​ localizar,​​ mi​​ Coronel.

Gritó​​ lo​​ mismo​​ por​​ radio​​ pero​​ no​​ hubo​​ respuesta.​​ 

-Hawk​​ 6.​​ ¿De​​ dónde​​ han​​ venido​​ esos​​ disparos?

—No​​ lo​​ sé​​ Coro…

Boom.

Niurka​​ acababa​​ de​​ volar​​ la​​ cabeza​​ al​​ piloto​​ del​​ quinto​​ Hawk,​​ y​​ el​​ helicóptero​​ dio​​ también​​ un​​ bandazo​​ hasta​​ chocar​​ contra​​ el​​ del​​ Coronel.​​ El​​ golpe​​ fue​​ muy​​ fuerte​​ y​​ varios​​ soldados​​ cayeron​​ al​​ vacío.​​ La​​ fuerza​​ del​​ impacto​​ arrastró​​ a​​ los​​ dos​​ helicópteros.​​ Lisardo​​ no​​ paraba​​ de​​ maldecir​​ mientras​​ se​​ agarraba​​ con​​ fuerza​​ a​​ las​​ asideras​​ del​​ interior​​ para​​ no​​ caer​​ también.

Wagner​​ seguía​​ sonando​​ a​​ todo​​ volumen.​​ 

Y​​ no​​ se​​ detuvo​​ cuando​​ los​​ dos​​ helicópteros​​ impactaron​​ contra​​ el​​ suelo.​​ 

Hubo​​ una​​ explosión​​ en​​ el​​ Hawk​​ 6​​ que​​ provocó​​ un​​ incendio.​​ Las​​ llamas​​ se​​ propagaron​​ al​​ pájaro​​ del​​ coronel​​ que​​ yacía​​ atrapado​​ por​​ la​​ ametralladora,​​ descolgada​​ de​​ su​​ posición​​ de​​ seguridad.​​ Cuando​​ las​​ llamas​​ parecía​​ que​​ iban​​ a​​ comérsele,​​ apareció​​ el​​ copiloto​​ con​​ el​​ pequeño​​ extintor​​ que​​ llevan​​ todos​​ los​​ Hawks​​ y​​ apagó​​ parte​​ las​​ llamas.​​ 

—Ayúdeme​​ a​​ mover​​ la​​ ametralladora​​ mi​​ Coronel.​​ 

Con​​ la​​ ayuda​​ del​​ soldado​​ pudieron​​ levantarla​​ y​​ escapar​​ de​​ aquel​​ amasijo​​ de​​ hierro​​ y​​ fuego.​​ 

—Gracias​​ Sargento—dijo​​ el​​ coronel.​​ En​​ su​​ mirada​​ se​​ percibía​​ el​​ miedo,​​ un​​ miedo​​ al​​ que​​ no​​ estaba​​ acostumbrado

—No​​ hay​​ de​​ qué​​ mi​​ coronel,​​ es​​ mi​​ obligación.

—¿Informe​​ de​​ bajas?

—Solo​​ quedamos​​ usted​​ y…

Boom.

El​​ pecho​​ del​​ sargento​​ explotó​​ manchando​​ de​​ sangre​​ la​​ cara​​ del​​ coronel​​ que​​ observó​​ la​​ escena​​ sin​​ poder​​ reaccionar.​​ El​​ cuerpo​​ del​​ copiloto​​ cayó​​ sobre​​ él,​​ y​​ le​​ sujetó​​ como​​ pudo​​ antes​​ de​​ caer.​​ Miró​​ los​​ ojos​​ sin​​ vida​​ de​​ su​​ soldado​​ y​​ levantó​​ la​​ cabeza​​ donde​​ pudo​​ vislumbrar​​ la​​ figura​​ del​​ Cazador​​ de​​ pájaros.​​ 

Niurka​​ iba​​ cubierta​​ por​​ completo​​ con​​ su​​ fular​​ militar.​​ Cogió​​ el​​ rifle​​ con​​ las​​ dos​​ manos​​ y​​ lanzó​​ su​​ culata​​ a​​ la​​ cara​​ del​​ Coronel,​​ pero​​ este​​ paró​​ el​​ golpe​​ y​​ forcejeó​​ con​​ la​​ francotiradora.​​ A​​ su​​ lado​​ estaba​​ el​​ extintor​​ con​​ el​​ que​​ el​​ sargento​​ había​​ apagado​​ el​​ fuego,​​ lo​​ cogió​​ y​​ consiguió​​ golpear​​ a​​ Niurka​​ en​​ el​​ pecho,​​ tan​​ fuerte​​ que​​ soltó​​ el​​ rifle​​ y​​ cayó​​ hacia​​ atrás.​​ 

Lisardo​​ se​​ acercó​​ hasta​​ ella​​ y​​ le​​ propinó​​ una​​ patada​​ entre​​ las​​ piernas.​​ Niurka​​ se​​ retorció​​ dolorida,​​ pero​​ el​​ Coronel​​ esperaba​​ que​​ se​​ quejara​​ más​​ y​​ eso​​ le​​ extrañó.​​ 

Observó​​ el​​ rifle​​ con​​ admiración.

—Tienes​​ aquí​​ todo​​ un​​ juguetito​​ hijo​​ de​​ perra—dijo​​ el​​ coronel​​ sonriendo.​​ Lo​​ cogió​​ y​​ apuntó​​ hacia​​ Niurka​​ que​​ esperaba​​ en​​ el​​ suelo​​ su​​ muerte.​​ Ambos​​ cruzaron​​ sus​​ miradas​​ y​​ el​​ coronel​​ bajó​​ el​​ arma.

—¿Pero​​ qué​​ carajo?

Se​​ dirigó​​ hacia​​ la​​ mujer​​ y​​ le​​ propinó​​ otra​​ patada​​ en​​ los​​ genitales,​​ Niurka​​ apenas​​ se​​ inmutó​​ esta​​ vez.​​ El​​ coronel​​ se​​ agachó​​ y​​ le​​ quitó​​ el​​ fular,​​ y,​​ abriendo​​ los​​ ojos​​ como​​ platos,​​ gritó​​ y​​ maldijo​​ en​​ varias​​ lenguas​​ a​​ la​​ vez.

Es​​ lo​​ que​​ tiene​​ la​​ guerra,​​ se​​ mata​​ gente​​ pero​​ se​​ aprenden​​ idiomas.​​ 

Esos​​ segundos​​ fueron​​ suficientes​​ para​​ que​​ Niurka​​ propinara​​ una​​ patada​​ tan​​ violenta​​ en​​ la​​ rodila​​ del​​ coronel,​​ que​​ la​​ dobló​​ por​​ completo.​​ Los​​ gritos​​ del​​ militar​​ se​​ fundieron​​ con​​ los​​ alaridos​​ de​​ dolor​​ por​​ la​​ rodilla​​ destrozada.​​ Niurka​​ se​​ escabulló,​​ consiguió​​ ponerse​​ en​​ pie​​ y​​ le​​ propinó​​ otra​​ patada—mucho​​ más​​ efectiva​​ en​​ este​​ caso—en​​ los​​ genitales.

Lisardo​​ cayó​​ sobre​​ la​​ arena​​ que​​ tantas​​ veces​​ había​​ maldecido.​​ Niurka​​ recogió​​ el​​ rifle,​​ lo​​ cargó​​ y​​ apuntó​​ a​​ la​​ cabeza​​ del​​ coronel​​ que​​ aún​​ se​​ retorcía​​ en​​ el​​ suelo.​​ 

Pero​​ cambió​​ su​​ objetivo​​ y​​ disparó​​ contra​​ los​​ malditos​​ altavoces​​ donde​​ La​​ Valkiria​​ seguía​​ sonando.

Bye,​​ bye,​​ Richard.

Cogió​​ su​​ cuchillo​​ de​​ doble​​ filo,​​ y​​ se​​ tumbó​​ encima​​ del​​ Coronel​​ con​​ el​​ arma​​ sobre​​ su​​ cuello.​​ Lisardo​​ había​​ cambiado​​ sus​​ gemidos​​ de​​ dolor​​ por​​ una​​ de​​ sus​​ espeluznantes​​ sonrisas.​​ 

—¿Una​​ última​​ carcajada​​ antes​​ de​​ morir?

Lisardo​​ siguió​​ riendo,​​ pero​​ Niurka​​ pudo​​ mantener​​ su​​ sobriedad.​​ Aún​​ así​​ quería​​ saber​​ qué​​ causaba​​ la​​ risa​​ de​​ aquel​​ bastardo.​​ 

—Si​​ quieres​​ que​​ sea​​ rápido,​​ dime​​ de​​ qué​​ te​​ ríes.

—Si​​ caigo,​​ esto​​ se​​ convertirá​​ en​​ Hiroshima¡Zorra!¿Has​​ visto​​ la​​ setita​​ que​​ le​​ tiraron​​ a​​ los​​ japos​​ en​​ televisión?​​ ¿O​​ aquí​​ no​​ ha​​ llegado​​ aún​​ el​​ UHF?

Niurka​​ lo​​ excrutó,​​ estaba​​ noqueado,​​ su​​ rodilla​​ estaba​​ destrozada​​ y​​ tenía​​ magulladuras​​ por​​ todo​​ el​​ cuerpo.​​ No​​ suponía​​ una​​ amenaza.​​ 

—Usted​​ vuela​​ sobre​​ el​​ desierto​​ con​​ sus​​ pájaros,​​ pero​​ ¿lo​​ ha​​ cruzado​​ alguna​​ vez​​ a​​ pie?

Lisardo​​ dejó​​ de​​ sonreír.​​ Aquel​​ desierto​​ no​​ era​​ un​​ lugar​​ humano,​​ era​​ solo​​ para​​ los​​ alacranes​​ y​​ las​​ serpientes,​​ y​​ para​​ la​​ arena.​​ 

—Vamos​​ a​​ hacer​​ un​​ poco​​ de​​ turismo,​​ mi—Niurka​​ se​​ fijó​​ en​​ las​​ condecoraciones​​ del​​ militar—Coronel.​​ 

​​ Silbó​​ un​​ par​​ de​​ veces​​ y​​ se​​ acercaron​​ unos​​ muchachos​​ con​​ los​​ que​​ conversó.​​ Niurka​​ entablilló​​ con​​ la​​ ayuda​​ de​​ un​​ hierro​​ del​​ helicóptero​​ la​​ maltrecha​​ pierna​​ de​​ Lisardo​​ que​​ no​​ podía​​ mirarla​​ a​​ los​​ ojos.​​ Volvieron​​ los​​ muchachos​​ con​​ unos​​ camellos​​ cargados​​ de​​ agua​​ y​​ provisiones.​​ Con​​ su​​ ayuda,​​ subieron​​ al​​ coronel​​ a​​ uno​​ y​​ lo​​ ataron​​ con​​ fuerza.

—Bienvenido​​ a​​ mi​​ hogar​​ mi​​ Coronel.​​ 

Lisardo​​ quería​​ decir​​ algo​​ pero​​ era​​ incapaz.​​ No​​ quería​​ darle​​ el​​ gusto​​ a​​ esa​​ perra​​ de​​ verle​​ quejarse.​​ Se​​ limitó​​ a​​ apretar​​ sus​​ mandíbulas​​ y​​ a​​ cerrar​​ los​​ ojos.

Les​​ esperaba​​ un​​ largo​​ camino​​ por​​ el​​ desierto.​​ 

Niurka,​​ no​​ sabría​​ si​​ lograrían​​ cruzarlo.​​ Quería​​ cambiarlo​​ por​​ material​​ a​​ la​​ otra​​ guerrilla,​​ mucho​​ más​​ sanguinaria​​ si​​ cabe.​​ O​​ quizá​​ quería​​ cambiarlo​​ al​​ mando​​ general​​ del​​ propio​​ Coronel​​ por​​ alguno​​ de​​ sus​​ amigos​​ que​​ estaban​​ retenidos.​​ No​​ lo​​ había​​ decidido​​ aún.​​ 

Lo​​ que​​ sí​​ había​​ decidido​​ era​​ que​​ quería​​ ver​​ sufrir​​ a​​ ese​​ malnacido​​ aunque​​ fuera​​ lo​​ último​​ que​​ hiciera​​ en​​ su​​ vida.​​ 

Puso​​ en​​ el​​ iPod​​ Get​​ your​​ Filthy​​ Hands​​ of​​ my​​ Desert​​ de​​ Pink​​ Floyd,​​ y​​ se​​ adentró​​ en​​ su​​ mar​​ de​​ arena.​​ 

 

 

​​ 

 

​​ 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este relato está escrito para el Reto de escritura creativa #OrigiReto2019 que co-organizan Stiby (@Stiby2) y KATTY (@Musajue,), del cual podéis encontrar las bases, pegatinas, Ranking de participantes, cómo apuntarse y datos varios en esta entrada de mi blog (La Pluma Azul de KATTY) y en esta otra de Stiby (Solo uncapítulo más).

Febrero(Relato)
Título: La Valquiria
Objetivo: 3-Escribe un relato en el que la música tenga un papel importante.
Objeto:  25-Explosión nuclear, 8: extintor
Palabras: 2.014

12 respuesta a “La Valquiria”

  1. Está muy bien, tiene mucho ritmo y están muy bien integrados los versos musicales con la historia.
    El único fallo que le veo, además recurrente, es que entre la última palabra del diálogo y la raya larga que marca el inicio del inciso del narrador tendría que haber un espacio. Y también deber haber puntuación cuando acaba ese inciso después de la segunda raya larga, por ejemplo:
    —Vamos​​ a​​ hacer​​ un​​ poco​​ de​​ turismo,​​ mi —Niurka​​ se​​ fijó​​ en​​ las​​ condecoraciones​​ del​​ militar—. Coronel.​​

    1. Hola Spike, muchas gracias por pasarte y comentar. La verdad es que el tema de las acotaciones de diálogo se me hace muy tedioso. Sé que tengo que trabajarlo mucho más. Un saludo y hasta pronto.

  2. Hola. El relato es bueno… de hecho creo que, sin extender la historia ni del coronel ni de Niurka, podrías darle líneas y puede que orden en el tramo sobre Wagner.
    He visto algunas comas rarunas y una mortal. Si quieres que te las señale, dímelo.

    Un abrazo

      1. Te lo pongo por aquí. Espero que no te moleste:

        Pone. Pero esa no era su única obsesión con Wagner, todas las mañanas despertaba a su tropa a las cinco en punto, con otra famosa sinfonía del compositor austríaco: El anillo del Nibelungo.
        Yo pondría: Pero esa no era su única obsesión con Wagner. Todas las mañanas despertaba a su tropa a las cinco en punto con otra famosa sinfonía del compositor austríaco: El anillo del Nibelungo.
        Pone: Tenía apostadas dos ametralladoras, el famoso AK-47; y el destructor de pájaros, que se había ganado el sobrenombre por haber liquidado a más de 30 helicópteros en aquella guerra sin fin.
        Yo pondría: Tenía apostadas dos ametralladoras: el famoso AK-47 y el destructor de pájaros, que se había ganado el sobrenombre por haber liquidado a más de 30 helicópteros en aquella guerra sin fin.
        Pone: Le limpió un poco la sangre y tras pelearse un poco con el aparatejo, descubrió como usarlo.
        Yo pondría: Le limpió un poco la sangre y, tras pelearse un poco con el aparatejo, descubrió cómo usarlo.
        Pone: Era un buen hijo de puta y un cobarde, que, escondido, era capaz de acabar con las vidas de decenas de sus muchachos.
        Yo pondría: Era un buen hijo de puta y un cobarde que, escondido, era capaz de acabar con las vidas de decenas de sus muchachos.
        Pone: Y cuando su progenitora murió entre sus brazos, se hizo un juramento a sí misma
        Yo pondría: Y, cuando su progenitora murió entre sus brazos, se hizo un juramento a sí misma
        Pone: Ni yo ni Janis Joplin.
        Yo pondría: Ni yo, ni Janis Joplin
        Pone: El destructor de pájaros tenía ganas de disparar, ella lo podía sentir, conversaba con él y le tarareaba sus canciones favoritas.
        Yo pondría: El destructor de pájaros tenía ganas de disparar; ella lo podía sentir. Conversaba con él y le tarareaba sus canciones favoritas
        Pone Niurka no podía tolerarlo más, los muy hijos de mala madre se encaminaban a la pequeña escuela del pueblo. Ella intuía que en ese pájaro de la retaguardia, iba un pez gordo.
        Yo pondría: Niurka no podía tolerarlo más; los muy hijos de mala madre se encaminaban a la pequeña escuela del pueblo. Ella intuía que en ese pájaro de la retaguardia iba un pez gordo.
        Pone: «Te tengo bastardo» El Coronel Lisardo localizó el fogonazo del Barret, y dio orden por radio al resto del escuadrón de atacar la posición.
        Yo pondría: «Te tengo, bastardo» El Coronel Lisardo localizó el fogonazo del Barret y dio orden por radio al resto del escuadrón de atacar la posición.
        Pone: Y con ella los 10 kilos de peso del Barret
        Yo pondría: Y, con ella, los 10 kilos de peso del Barret
        Pone: Los había roto, los había mandado al otro lado pero todavía quedaban dos pájaros en el aire y uno de ellos era el más peligroso.
        Yo pondría: Los había roto, los había mandado al otro lado, pero todavía quedaban dos pájaros en el aire y uno de ellos era el más peligroso.
        Pone: —¿De dónde coño han venido esos disparos capitán?—gritó al piloto. […]—No lo sé Coro…
        Yo pondría: : —¿De dónde coño han venido esos disparos, capitán?—gritó al piloto. […]—No lo sé, Coro…
        (Y, como éstos, todos los diálogos con vocativos. ”Lo que sea lo que sea, nombre o cargo.”)

        Pone: A su lado estaba el extintor con el que el sargento había apagado el fuego, lo cogió y consiguió golpear a Niurka en e l pecho, tan fuerte que soltó el rifle y cayó hacia atrás.
        Yo pondría: A su lado estaba el extintor con el que el sargento había apagado el fuego. Lo cogió y consiguió golpear a Niurka en e l pecho, tan fuerte que (ella) soltó el rifle y cayó hacia atrás.
        Pone: Esos segundos fueron suficientes para que Niurka propinara una patada tan violenta en la rodilla del coronel, que la dobló por completo.
        Yo pondría: Esos segundos fueron suficientes para que Niurka propinara una patada tan violenta en la rodilla del coronel que la dobló por completo.
        Pone: Cogió su cuchillo de doble filo, y se tumbó encima del Coronel con el arma sobre su cuello.
        Yo pondría: Cogió su cuchillo de doble filo y se tumbó encima del Coronel con el arma sobre su cuello.
        Pone: Niurka lo excrutó, estaba noqueado, su rodilla estaba destrozada y tenía magulladuras por todo el cuerpo.
        Yo pondría: Niurka lo escrutó. Estaba noqueado, su rodilla estaba destrozada y tenía magulladuras por todo el cuerpo.
        Pone: Niurka, no sabría si lograrían cruzarlo.
        Yo pondría: Niurka no sabría si lograrían cruzarlo

        1. Hola Aitizber. Claro que no me molesta. Menuda lección magistral del corrección ortotipográfica. Madre mía, hay algunas de las que me avergüenzo y no entiendo cómo he podido ponerlo tan tan mal. Millones de gracias, de corazón.

  3. Me ha gustado la propuesta para este objetivo. Cumples muy bien que sea tema central la música. ¡Hasta las estaba tarareando mientras aparecían en el relato!

    Y también siendo amante del cine, me ha gustado mucho la mención a Coppola.

    ¡Saludos!

  4. Este reato es genial. Al principio estaba un poco perdida, porque el tema bélico no es lo mío, pero es muy visual, muy rápido de leer, la lectura no pierde ritmo y creo que está muy logrado. Me ha gustado especialmente la motivación de la francotiradora y tengo que reconocer que has hecho los deberes en cuando a material militar xD bien ambientado y genial relato en definitiva. ya te han comentado algunos errores por ahí así que me quedo solo con lo bueno 😛 Bien hecho.

    .KATTY.

  5. Muy buenas,

    La idea para el objetivo me ha parecido buenísima desde el minuto uno, te felicito. Escuchaba las canciones al mismo tiempo que veía la escena. En concreto esta frase me ha gustado mucho “Nunca se supo si la música hacía daño al enemigo, lo que era un hecho es que sí se lo hacía a sus propios soldados.” Y me ha hecho gracia que la mujer no se inmute cuando le dan patadas en la entrepierna. Duele también, eh, aunque mucho menos que a los hombres, más que una patada en el culo xD Por último, entiendo que son referencias al entorno bélico pero me ha cansado un poco los insultos de “zorra” “hijo de perra”, etc.

    Sobre estilo, tienes una errata aquí “Catorce mese llevaba el Coronel” (meses) y falta una coma aquí: “Casi el doble(coma) joder, no podemos fallar.” y aquí: “¡Muerde el polvo (coma) pajarito!” y aquí: «Te tengo (Coma) bastardo»,” ¿De dónde coño han venido esos disparos (coma) capitán? ” (en general fallas en los vocativos)

    Por último comentar que me parece un poco triste que no tengas puntos sólo por no hacer las pegatinas 🙁 comentas relatos, escribes guay y le pones interés y al final duele tener que poner ahí un cero. Te aconsejaría que la hagas en cuanto decidas qué objetivos/objetos vas a usar y así puedes subirla en cuanto cumplas todo, no sé, eso ya como veas. Pero bueno, es como que no te da interés el tema de las normas y tal y nos da un poco de pena porque a mí por ejemplo este relato me ha parecido muy bueno!

    Abrazo!

    1. Hola Stiby
      Gracias por tus palabras. Sí, tengo una “jartá” de errores con las comas y los vocativos. Ya me lo comentó Aitziber. Gracias nuevamente por decirme lo que está mal, lo agradezco muchísimo, de verdad. Respecto a las pegatinas es pereza, dejadez y falta de tiempo. Si crees que debo abandonar el reto me lo dices, no hay problema. Lo siento.
      Mil gracias por pasarte por aquí, te debo un par de lecturas, en breve lo haré. Saludines

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *