Sus dientes

 

 

Robin​​ era​​ un​​ joven​​ zombi​​ de​​ clase​​ media.​​ Vivía​​ en​​ un​​ bonito​​ cementerio​​ de​​ Jaldabaoth,​​  junto​​ a​​ sus​​ padres​​ y​​ su​​ hermana.​​ No​​ disfrutaban​​ de​​ grandes​​ lujos​​ pero​​ nunca​​ les​​ faltaba​​ de​​ nada.​​ En​​ su​​ mesa​​ siempre​​ había​​ buenos​​ platos​​ de​​ sesos,​​ carne​​ putrefacta​​ de​​ calidad​​ y​​ algún​​ que​​ otro​​ globo​​ ocular.​​ Dormían​​ en​​ unas​​ espaciosas​​ tumbas​​ con​​ pocos​​ gusanos​​ y​​ con​​ gran​​ cantidad​​ de​​ ratas​​ que​​ cazaban​​ para​​ el​​ aperitivo.​​ Además,​​ tenía​​ grandes​​ amigos​​ que​​ siempre​​ estaban​​ a​​ su​​ lado,​​ con​​ los​​ que​​ disfrutaba​​ de​​ grandes​​ momentos​​ de​​ diversión​​ en​​ el​​ instituto​​ y​​ en​​ las​​ calles.​​ Siempre​​ estaba​​ dispuesto​​ a​​ ayudar​​ a​​ los​​ demás,​​ bien​​ fuera​​ con​​ las​​ tareas​​ académicas,​​ bien​​ con​​ la​​ búsqueda​​ de​​ seres​​ muertos​​ para​​ llenar​​ las​​ despensas​​ de​​ todo​​ el​​ pueblo.​​ Robin​​ era​​ considerado​​ como​​ uno​​ de​​ los​​ mejores​​ y​​ más​​ brillantes​​ zombis​​ de​​ Jaldabaoth.​​  

Pero​​ cuando​​ aparecieron​​ los​​ vivos,​​ todo​​ su​​ pequeño​​ universo​​ se​​ derrumbó.

 

Los​​ vivos​​ aparecieron​​ una​​ fría​​ mañana​​ de​​ verano,​​ y​​ su​​ impacto​​ destrozó​​ los​​ cimientos​​ de​​ sociedad​​ zombi.​​ Al​​ principio​​ deambulaban​​ solos​​ y​​ causaron​​ muy​​ pocos​​ problemas.​​ Tan​​ solo​​ querían​​ robar​​ los​​ dientes​​ de​​ los​​ zombis,​​ para​​ hacerse​​ dentaduras​​ y​​ poder​​ masticar​​ en​​ condiciones.​​ Los​​ vivos​​ llegaron​​ al​​ mundo​​ sin​​ dentadura.​​ Se​​ les​​ veía​​ por​​ todas​​ partes​​ chupando​​ frutas,​​ caramelos​​ o​​ cualquier​​ alimento​​ blando​​ que​​ se​​ encontraban​​ en​​ la​​ basura.​​ Era​​ realmente​​ asqueroso.

Pero​​ lo​​ peor​​ vino​​ cuando​​ se​​ organizaron​​ en​​ grupos.

Organizados,los​​ vivos​​ eran​​ capaces​​ de​​ arrasar​​ cementerios​​ con​​ decenas​​ de​​ familias​​ de​​ zombis.​​ Comenzaron​​ por​​ cortales​​ los​​ brazos​​ y​​ arrancarles​​ las​​ mandíbulas​​ enteras,​​ pero​​ después​​ descubrieron​​ su​​ punto​​ débil.El​​ que​​ acababa​​ con​​ cualquier​​ atisbo​​ de​​ vida​​ zombi​​ y​​ convertía​​ la​​ intervención​​ dental​​ más​​ fácil.​​ 

Y​​ entonces​​ se​​ vino​​ el​​ apocalipsis.

Jaldabaoth​​ era​​ un​​ lugar​​ tranquilo​​ donde​​ las​​ noticias​​ tardaban​​ en​​ llegar,​​ y​​ por​​ ende,​​ también​​ los​​ vivos.​​ Por​​ ello,​​ los​​ habitantes​​ del​​ lugar,​​ apenas​​ dieron​​ importancia​​ al​​ apocalipsis​​ vivo.

Hasta​​ que​​ sucedió​​ lo​​ inevitable.

 

Robin​​ jugaba​​ con​​ sus​​ amigos​​ en​​ una​​ morgue​​ en​​ ruinas.​​ Allí​​ estaban​​ Dunia,​​ Yeyo,​​ Luto​​ y​​ Siria.​​ Robin​​ estaba​​ enamorado​​ en​​ secreto​​ de​​ Siria.​​ Su​​ desgarrada​​ piel,​​ su​​ pelo​​ lacio​​ y​​ sucio,​​ su​​ vestido​​ de​​ novia​​ raído,​​ sus​​ ojos​​ inyectados​​ en​​ sangre​​ y​​ sobre​​ todo​​ sus​​ enormes​​ dientes​​ negros​​ ,​​ habían​​ sido​​ fuente​​ de​​ envidias​​ por​​ el​​ resto​​ de​​ las​​ chicas​​ del​​ instituto.​​ Pero​​ además​​ él​​ amaba​​ su​​ personalidad,​​ su​​ forma​​ de​​ mirarle​​ y​​ de​​ sonreír.​​ Habían​​ compartido​​ muchas​​ noches​​ juntos​​ y​​ una​​ de​​ ellas​​ estuvieron​​ a​​ punto​​ de​​ besarse.​​ La​​ timidez​​ de​​ ambos​​ se​​ lo​​ impidió.

Aquel​​ nefasto​​ día​​ estaban​​ jugando​​ a​​ pasarse​​ con​​ una​​ sola​​ mano​​ tarros​​ de​​ cerebros​​ en​​ formol.​​ A​​ quien​​ se​​ le​​ cayera,​​ debía​​ comérselo​​ entero.​​ A​​ pesar​​ de​​ ser​​ todo​​ un​​ manjar,​​ comerse​​ todo​​ un​​ cerebro​​ podría​​ provocarles​​ una​​ indigestión.​​ Y​​ una​​ indigestión​​ zombi​​ no​​ era​​ algo​​ agradable.

Estaban​​ tan​​ ensimismados​​ en​​ el​​ juego​​ que​​ no​​ les​​ vieron​​ venir.

—Dunia,¡cuidado!—gritó​​ Robin.

Dos​​ vivos​​ habían​​ aparecido​​ de​​ la​​ nada,​​ sujetaron​​ a​​ Dunia​​ por​​ cada​​ brazo,​​ y​​ un​​ tercero​​ clavó​​ un​​ hacha​​ en​​ su​​ cabeza.​​ Cayó​​ fulminada.

Los​​ demás​​ empezaron​​ a​​ correr​​ despavoridos,​​ pero​​ los​​ vivos​​ eran​​ más​​ rápidos​​ y​​ consiguieron​​ rodear​​ a​​ Siria.​​ Robin​​ se​​ abalanzó​​ sobre​​ el​​ vivo​​ que​​ portaba​​ el​​ hacha.​​ Consiguió​​ arrebatarsela,​​ pero​​ el​​ vivo​​ se​​ deshizo​​ de​​ él​​ con​​ un​​ fuerte​​ empujón​​ que​​ lo​​ tiró​​ al​​ suelo.​​ Aparecieron​​ tres​​ más,​​ que​​ rodearon​​ también​​ a​​ la​​ muchacha.​​ Yeyo​​ y​​ Luto​​ cogieron​​ a​​ Robin​​ de​​ los​​ brazos​​ y​​ tiraron​​ de​​ él​​ arrastrándolo.

—¡Dejadme,​​ tenemos​​ que​​ ayudarla!—dijo​​ tratando​​ de​​ escaparse​​ de​​ sus​​ amigos.

—Ya​​ es​​ tarde​​ Robin,​​ no​​ podemos​​ hacer​​ nada,​​ son​​ más​​ que​​ nosotros​​ y​​ van​​ armados—replicó​​ Luto​​ mientras​​ le​​ arrastraban​​ para​​ ponerle​​ a​​ salvo.

Los​​ gritos​​ de​​ Siria​​ percutieron​​ el​​ oído​​ de​​ Robin​​ y​​ le​​ sumieron​​ en​​ la​​ oscuridad.

Por​​ fortuna,​​ esos​​ vivos​​ estaban​​ de​​ paso​​ y​​ no​​ volvieron​​ a​​ causar​​ incidentes​​ en​​ Jaldabaoth.​​ Pero​​ ya​​ nada​​ fue​​ lo​​ mismo.​​ La​​ pandilla​​ de​​ amigos​​ se​​ había​​ disuelto,​​ y​​ Robin​​ no​​ podía​​ quitarse​​ de​​ la​​ cabeza​​ los​​ gritos​​ de​​ Siria.​​ Se​​ pasaba​​ día​​ y​​ noche​​ acurrucado​​ en​​ su​​ tumba,​​ y​​ su​​ familia​​ no​​ era​​ capaz​​ de​​ hacerle​​ reaccionar.

Dejó​​ de​​ comer.

Su​​ madre​​ estaba​​ desesperada​​ y​​ pidió​​ a​​ sus​​ amigos​​ que​​ fueran​​ a​​ ayudarle.​​ Yeyo​​ y​​ Luto​​ se​​ presentaron​​ en​​ el​​ cementerio​​ de​​ Robin.​​ E​​ iban​​ armados​​ con​​ huesos​​ a​​ los​​ que​​ habían​​ tallado​​ un​​ extremo​​ para​​ convertirlo​​ en​​ punta.​​ No​​ hizo​​ falta​​ decir​​ nada.​​ Los​​ tres​​ muchachos​​ salieron​​ a​​ cazar.

Y​​ cazaron.

 

Durante​​ la​​ siguiente​​ semana,​​ esperaron​​ agazapados​​ en​​ los​​ árboles​​ junto​​ a​​ la​​ carretera.​​ Cuando​​ algún​​ grupo​​ pequeño​​ de​​ vivos​​ tenía​​ la​​ mala​​ fortuna​​ de​​ perderse​​ por​​ allí,​​  los​​ masacraban.​​ Los​​ tres​​ amigos​​ se​​ dieron​​ festín​​ tras​​ festín​​ de​​ carne,​​ sesos​​ y​​ ojos​​ frescos.

Robin​​ estaba​​ cambiando,​​ esos​​ baños​​ de​​ sangre​​ le​​ hacían​​ olvidarse​​ momentáneamente​​ de​​ Siria.​​ Ya​​ no​​ recolectaban​​ animales​​ muertos,​​ ahora​​ recolectaban​​ personas​​ vivas​​ para​​ alimentar​​ a​​ sus​​ familias,​​ que,​​ si​​ bien​​ al​​ principio​​ mostraron​​ sus​​ reticencias,​​ poco​​ a​​ poco​​ se​​ empezaron​​ a​​ aficionar​​ a​​ la​​ carne​​ humana​​ fresca.Y​​ esa​​ afición​​ se​​ extendió​​ por​​ Jaldabaoth.

Los​​ zombis​​ decidieron​​ que​​ había​​ llegado​​ el​​ momento​​ de​​ contraatacar.​​ Con​​ Robin​​ como​​ líder,​​ se​​ organizaron​​ en​​ grupos​​ más​​ y​​ más​​ numerosos​​ ,​​ y​​ se​​ fueron​​ armando​​ cada​​ vez​​ más​​ y​​ mejor.​​ Así​​ dieron​​ caza​​ a​​ las,cada​​ vez​​ más​​ numerosas,​​ hordas​​ de​​ vivos​​ que​​ pasaban​​ junto​​ a​​ Jaldabaoth.

En​​ una​​ de​​ esas​​ orgías​​ de​​ sangre​​ reconocieron​​ a​​ los​​ atacantes​​ de​​ la​​ morgue.

—Mira​​ Robin,​​ esos​​ fueron​​ los​​ que​​ acabaron​​ son​​ Siria​​ y​​ Dunia—dijo​​ Yeyo.

—Son​​ ellos—confirmó​​ Luto.

—Es​​ él—Robin​​ señaló​​ al​​ vivo​​ que​​ había​​ acabado​​ con​​ el​​ cerebro​​ de​​ Dunia​​ de​​ un​​ hachazo​​ y​​ que​​ probablemente​​ habría​​ hecho​​ lo​​ mismo​​ con​​ el​​ de​​ Siria.

Robin​​ sintió​​ unas​​ enormes​​ ganas​​ de​​ venganza,​​ pero​​ había​​ algo​​ que​​ le​​ paralizaba.​​ Cuando​​ vio​​ los​​ dientes​​ de​​ Siria​​ en​​ la​​ boca​​ de​​ ese​​ vivo,​​ la​​ ira​​ estalló​​ dentro​​ de​​ él​​ y​​ atacó​​ con​​ dureza.​​ Se​​ lanzó​​ contra​​ el​​ vivo​​ y​​ tras​​ una​​ breve​​ pelea​​ Robin​​ pudo​​ ponerse​​ encima​​ suya​​ e​​ inmovilizarlo.​​ Levantó​​ su​​ hueso​​ y​​ se​​ dispuso​​ a​​ clavárselo​​ en​​ el​​ pecho.​​ Pero​​ se​​ detuvo,​​ a​​ escasos​​ centímetros​​ de​​ su​​ esternón;​​ los​​ dientes​​ de​​ Siria​​ no​​ podían​​ acabar​​ así.

Le​​ mordió​​ en​​ la​​ carótida​​ y​​ le​​ dejó​​ desangrarse​​ hasta​​ morir.

Entre​​ los​​ tres​​ amigos​​ llevaron​​ el​​ cadáver​​ al​​ pueblo​​ y​​ lo​​ metieron​​ en​​ una​​ profunda​​ tumba​​ abierta.

El​​ vivo​​ volvió.

El​​ vivo​​ cambió.

 

—¿Te​​ gusta?—dijo​​ Robin​​ cuando​​ despertó.

El​​ no-vivo​​ se​​ miró​​ las​​ manos,​​ los​​ brazos​​ y​​ el​​ resto​​ del​​ cuerpo.​​ Se​​ sintió​​ confuso,​​ aturdido,​​ pero​​ enseguida​​ comprendió​​ lo​​ que​​ había​​ sucedido.

Y​​ sonrió.

Y​​ Robin​​ reconoció​​ en​​ él​​ la​​ sonrisa​​ de​​ Siria.

—¿Crees​​ que​​ me​​ voy​​ a​​ poner​​ a​​ llorar​​ o​​ a​​ lamentarme?—contestó—.Tengo​​ hambre—.​​ El​​ no-vivo​​ trató​​ de​​ incorporarse​​ y​​ salir​​ de​​ la​​ tumba,​​ pero​​ Robin​​ le​​ golpeó​​ con​​ un​​ enorme​​ hueso​​ y​​ cayó​​ hasta​​ el​​ fondo.

—Tú​​ no—le​​ dijo​​ muy​​ serio—.Permanecerás​​ en​​ tu​​ tumba​​ y​​ solo​​ comerás​​ gusanos​​ y​​ ratas.​​ Si​​ sales,​​ acabaremos​​ contigo.​​ Gracias​​ a​​ ti,​​ sabemos​​ cómo.​​ 

El​​ vivo​​ se​​ estremeció​​ al​​ oír​​ aquellas​​ palabras,​​ volvió​​ a​​ intentar​​ subir​​ pero​​ tanto​​ Yeyo​​ como​​ Luto​​ se​​ unieron​​ a​​ Robin​​ amenazantes.​​ No​​ podía​​ hacer​​ nada.

El​​ mundo​​ había​​ cambiado,​​ y​​ Robin​​ aceptó​​ que​​ habría​​ que​​ luchar.​​ Habría​​ más​​ vivos​​ como​​ ese​​ hombre​​ y​​ todos​​ acabarían​​ muertos​​ o​​ no-vivos.

El​​ no-vivo​​ volvió​​ a​​ mirar​​ a​​ Robin​​ y​​ abrió​​ su​​ gran​​ boca,​​ esta​​ vez​​ para​​ gritar​​ con​​ todas​​ su​​ fuerzas.

Y​​ Robin​​ no​​ supo​​ si​​ sentirse​​ feliz​​ o​​ triste​​ al​​ ver​​ aquellos​​ bonitos​​ dientes​​ negros.

 

Este relato está escrito para el Reto de escritura creativa #OrigiReto2019 que co-organizan Stiby (@Stiby2) y KATTY (@Musajue,), del cual podéis encontrar las bases, pegatinas, Ranking de participantes, cómo apuntarse y datos varios en esta entrada de mi blog (La Pluma Azul de KATTY) y en esta otra de Stiby (Solo uncapítulo más).

Enero (Relato)
Título: Sus dientes
Objetivo: 1-Zombis
Objeto:  26-Vestido de novia, 34: resurrección
Palabras: 1.234

10 respuesta a “Sus dientes”

  1. Hola me ha resultado un relato un tanto desagradable, que supongo que era la idea, al describir de esa manera el mundo de los no-vivos. Me ha gustado mucho como lo has estructurado y la historia en sí, aunque hay partes que me ha costado leer, sinceramente. El final me ha parecido perfecto.

    Muy bien traídos los objetos.
    Me ha gustado mucho 🙂

  2. Me ha gustado mucho el cambio que sean los vivos los «malos» y los civilizados y con pensamientos los zombis. Un cambio a lo rutinario del género y hecho con buen gusto.

    En mi caso no veo que sea muy desagradable. Creo que te has centrado bien en los elementos pero al no describir en exceso, lo haces ameno. O quizás no soy objetiva porque he leído un par de libros sobre zombis y al ser más hard, ya todo me parece suave 😀 jajaja

    Ya tengo ganas de leerte el siguiente relato que nos presentes :3

  3. ¡Hola!
    Buenísimo, no soy fans de los zombis, pero no voy a negar que ha sido diferente a lo que normalmente se escribe sobre ellos, engancha y se entiende perfectamente.

  4. Buenas

    Me parece muy buena la idea. La importancia del punto de vista es crucial, no olvidemos que la historia la pueden escribir muchos y sólo leemos la parte que nos llega. Es un experimento increíble.

    Si me aceptas un pero, creo que la palabra «vivo» se repite demasiado. No se me ocurre cómo sustituirla, pero creo que le daría mejor sonoridad al relato.

    Nada más, ¡excelente trabajo!

    1. Muchas gracias por el comentario y por el consejo. Tienes toda la razón sobre la redundancia de la palabra, tengo que reescribir más. Un saludo

  5. Muy buenas!
    Me ha gustado mucho como enfocas este relato, hacer la sociedad desde el punto de vista de los zombis. Me ha resultado raro el tema de los dientes y no lo he entendido bien ¿por qué roban dientes? jajaja

    En general me ha resultado muy ameno y me ha gustado la forma de reflejar a los zombis, como protagonistas al otro lado del apocalipsis vivo jaja. Interesante vuelta de tuerca.

    1. Hola, muchas gracias por el comentario. Lo de los dientes está explicado en el texto, donde indica que los vivos llegaron al mundo sin dientes y tienen que chupar para alimentarse. Descubren que los dientes de los zombis son buenos y se lo roban para usarlos de dentadura. Sé que es raro, pero ¿qué hay más raro que un muerto viviente?. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *